Cuando hablamos de la tecnología RNG, cuyo nombre está formado por las siglas de la expresión Random Number Generator, nos estamos refiriendo a la que, sin duda, es una de las piezas clave del mundo de los videojuegos actuales, así como de otros entornos digitales. Después de todo, se trata de un recurso que hace posible la inclusión del azar para que, de este modo, se puedan crear situaciones aleatorias o eventos imprevistos. Este factor impredecible puede ser una parte fundamental de un juego, claro está, pero también puede ser un accesorio más que ayudará a generar interés y producirá una capa extra de diversión. Veamos, pues, en qué consiste el RNG y cómo suele ser empleado en el mundo de los videojuegos.

La generación de números aleatorios

La función principal de un algoritmo de tipo RNG es la de producir números aleatorios: es decir, cifras obtenidas al azar dentro de un rango determinado. El hecho de que este número sea aleatorio, y que existan las mismas posibilidades de obtener ese o los otros dentro del rango, es lo que hace que el resultado sea siempre diferente y que no se pueda anticipar.

Ante esto, cabría esperar que este tipo de sistemas solo aparecieran en juegos de azar y aplicaciones similares. Es cierto que la tecnología RNG se aplica en casinos online y que, sin ella, sería imposible jugar blackjack o cualquier otro juego a través de internet. Pero también es cierto que su existencia ha hecho posible la creación de videojuegos como Minecraft, que genera sus mundos de forma aleatoria para que el jugador nunca sepa lo que encontrará tras la siguiente colina sin explorar.

La presencia del RNG en los videojuegos

Por qué la tecnología RNG es tan importante para los videojuegos ventaja

Los algoritmos que generan números aleatorios son, a día de hoy, indispensables para que los videojuegos puedan ofrecer situaciones impredecibles a los jugadores. Todos aquellos juegos que generan mundos de forma aleatoria, como DayZ, son un claro ejemplo. También lo son los que cuentan con mazmorras creadas de forma procedural, como es el caso de la saga Diablo. Así, y enlazando con esto, podemos comprobar como la tecnología RNG es la piedra angular sobre la que se sustenta cualquier videojuego de los géneros roguelike y roguelite.

Otros usos de la tecnología RNG son los que le dan juegos como DOTA 2 o League of Legends, donde los resultados aleatorios son empleados para determinar la frecuencia con la que las habilidades de un personaje afectarán a sus contrincantes. Numerosos juegos RPG, a su vez, realizan comprobaciones similares ante cualquier ataque para decidir si este ha tenido éxito y en qué porcentaje.

Las misiones secundarias en los juegos sandbox o de mundo abierto también se pueden ver altamente beneficiadas de los algoritmos RNG. Esto es algo que podemos comprobar en juegos como The Witcher 3 o en Skyrim, donde el componente del azar sirve para determinar cómo el jugador se tropieza con algunos de los eventos del juego o decide la disponibilidad y naturaleza de algunas misiones. Todo esto, por supuesto, contribuye a que cada partida sea más especial, pero también permite dotar de vida a mundos enormes para que los jugadores mantengan el interés.

En Visión Geek te contamos las noticias más importantes sobre tecnología, videojuegos, celulares, gadget, apps, series y películas.